La jornada sobre Eficiencia Energética organizada por Fundación Repsol, Petronor y EVE ha reunido esta mañana en el Palacio Euskalduna de Bilbao a 150 profesionales

La jornada sobre Eficiencia Energética celebrada en el Palacio Euskalduna y organizada por Fundación Repsol, Petronor y el Ente Vasco de la Energía (EVE)  ha reunido a 150 profesionales, con el objetivo de analizar la implantación de medidas asociadas a la eficiencia energética y el desarrollo de estrategias de acción que impulsen su presencia en todos los ámbitos de la sociedad.

El encuentro se ha abierto con las intervenciones de Pilar Urruticoechea, Directora General del Ente Vasco de la Energía (EVE), Cesar Gallo, Vicepresidente de Fundación Repsol, y Andreu Puñet, Consejero Delegado de Petronor. La primera ha dado la bienvenida a los asistentes al acto y ha valorado de forma positiva el papel del Observatorio de Energía de Fundación Repsol por su importancia para tener un diagnóstico de situación. En este sentido, Cesar Gallo ha subrayado que el citado Observatorio se constituyó con el objetivo de “crear conciencia y debate en la ciudadanía y fomentar cambios en el consumo energético”. Por su parte, el Consejero Delegado de Petronor ha reiterado su compromiso con la sostenibilidad, ya que según sus palabras “en el ADN de Petronor está implícito el ahorro energético”. 

La jornada se ha estructurado en torno a dos mesas redondas para analizar, en primer lugar, la realidad de la Eficiencia Energética en España y el País Vasco, y después, en la segunda mesa de trabajo, abordar la relación entre Eficiencia Energética y Sociedad. El Director de Energía y Sostenibilidad de Fundación Repsol, Manuel Bravo, ha sido el encargado de abrir el turno de intervenciones en la mesa moderada por  Luis Pedrosa, Director de Energía de Tecnalia.

En su ponencia, Manuel Bravo ha llevado a cabo un repaso a la evolución de la economía y la demanda de energía mundial, a través de los datos analizados por el Observatorio de Energía de Fundación Repsol. Entre sus principales conclusiones, ha destacado el hecho de que la demanda mundial de energía primaria ha continuado creciendo en 2011 y 2012 impulsada por los países en desarrollo, y los combustibles fósiles siguen representando más del 80% de la demanda mundial de energía, incrementándose la demanda de todos ellos.

En el ámbito del Estado, Manuel Bravo ha subrayado la mejora del índice de Eficiencia Energética, aunque se mantien por debajo del de la UE-15. “Pese a la mejora observada, ha habido un ligero repunte en el índice de intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero en los 2 últimos años, como consecuencia del aumento de la contribución del carbón”, explica. En este sentido y con respecto al futuro, ha indicado que para lograr un avance sustancial “serían necesarios cambios  significativos en la estructura de los sectores transporte e industria”, añade.

A continuación ha tomado la palabra Javier Marqués, Director Técnico del EVE, que ha desglosado las líneas fundamentales del Plan de Eficiencia Energética de Euskadi, con los objetivos prioritarios para la industrial, transporte, edificios, administración y sector primario; en defintiva, ha apuntado, “se trata de intensificar los esfuerzos en todos los sectores para alcanzar un ahorro de 1.050.000 tep anuales en 2020, lo que permitiría alcanzar una tasa de ahorro energético del 17% para 2020 y una mejora de la intensidad energética del 22%”. Javier Marqués ha repasado también el programa de ayudas en distintos ámbitos durante 2013, al que se destinaros 23 millones de euros, y del que se espera un retorno en ahorro energético de 50.000 tep (0,8% de la demanda).

Esta mesa redonda se ha cerrado con un análisis sobre la relación entre Eficiencia Energética y Competitividad, a cargo de Eloy Álvarez, Director de la Cátedra de Energía de Orkestra – Instituto Vasco de Competitividad.  Álvarez ha recalcado que la eficiencia es la base de la optimización económica, lo cual implica la asignación de factores productivos y mejoras tecnológicas. Y lo que es más importante, según Álvarez, es que la eficiencia energética es un “must” que contribuye a la competitividad.

Eficiencia Energética y Sociedad

La segunda mesa de trabajo moderada por José Ignacio Zudaire, Director de Personas Organización y Relaciones Insititucionales de Petronor, ha incorporado la indisoluble vertiente social de la energía. En este sentido, Gabriela Urosa, Directora de Estudios Sociales y Comunicación de Fundación Repsol ha presentado el Informe Social en relación con el Indicador Social Repsol de Eficiencia Energética, una herramienta pionera, que cuantifica desde una perspectiva social cómo los ciudadanos perciben la eficiencia energética y permite diseñar los planes y medidas adecuados. En el actual contexto de crisis, el informe concluye que en el País Vasco, un 61% de los ciudadanos en general declara haber ahorrado en energía, mientras que en el resto del Estado, el porcentaje asciende al 73%.

Sin embargo y a pesar de que el consumo del ciudadano, en su hogar y en su coche, constituye casi un 40% de la demanda de energía en el Estado, se constata que las personas no perciben su responsabilidad en el consumo diario para la mejora de la eficiencia energética. De ahí, que desde la Fundación Repsol se propongan una serie de recomendaciones para contribuir a hacer frente al reto social de la eficiencia energética, con el objetivo prioritario de “movilizar e implicar al ciudadano para reducir el consumo energético y que comprenda el impacto positivo del buen uso de la energía”, subraya. 

Al término de esta intervención, ha tomado la palabra la Directora de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Bizkaia, María Uribe, que ha presentado las líneas maestras de la Estrategia 2020 de Energía Sostenible para Bizkaia, con 4 retos clave como son: consumir menos energía mejorando la eficiencia energética, reducir la dependencia de petroleo y gas natural, desvincular el consumo energético de la evolución de la actividad económica y compatibilizar actividad energética y conservación de patrimonio natural y cultural. Para todo ello, la Diputación Foral de Bizkaia pondrá en marcha 7 líneas de actuación en aras de contar con una ciudadanía responsable que tenga como ejemplo a la propia admistración foral y local. 

Inversión eficiente
En este sentido, la Directora de Medio Ambiente ha repasado las subvenciones existentes para la promoción del ahorro y la eficiencia en el ámbito residencial (edificios) y ha hecho hincapié en las actuaciones para una administración foral “ejemplar”, que pretende ser energéticamente sostenible en 2050. La Diputación Foral de Bizkaia desplegará además acciones para tratar de motivar a otras instituciones y empresas a que adopten iniciativas que favorezcan un nuevo modelo energético en el territorio histórico más eficiente y energéticamente sostenible con: cambios normativos (regulación moderna y exigente) en el ámbito del medio ambiente, urbanismo y patrimonio cultural; fiscalidad (reforma fiscal ambiental) y compra pública (contratación energética verde, incluyendo criterios energéticos en los pliegos de contratación), con una apuesta decidida por el Eco – Transporte, un transporte más sostenible en Bizkaia.

Esta mesa de trabajo se ha cerrado con la intervención de Luiskar Delgado, Director Gerente de la sociedad Sestao Berri, que ha presentado el modelo de rehabilitación sostenible de este municipio como un modelo de éxito en el marco de la eficiencia energética local. Y es que, el Ayuntamiento de Sestao está inmerso desde 2010 en un programa de regeneración urbana para mejorar la eficiencia energética de los edificios existentes y el ahorro de energía a través de la rehabilitación energética.