Jornadas y Noticias

Consejos para ahorrar energía
La vivienda

 La vivienda   El equipamiento de la vivienda   La basura doméstica   El transporte   La oficina  

En esta sección te frecemos una serie de útiles consejos para ahorrar energía en nuestra vida diaria. Ponerlos en práctica no supone mucho esfuerzo y además merece la pena ser eficientes y respetuosos con nuestro entorno.

Aislamiento de la vivienda

El certificado de eficiencia energética califica de la A a la G los edificios según su consumo de energía.

Al comprar o alquilar una vivienda interésate por la calidad y cantidad del aislamiento térmico utilizado.

Con un buen aislamiento en los cerramientos exteriores, ganarás en confort y ahorrarás dinero al disminuir las pérdidas de calor.

Baja las persianas y cierra las cortinas al anochecer para evitar perder el calor del interior.

Instala ventanas con doble cristal o doble ventana y marcos con rotura de puente térmico. Los cristales de alta transmitancia ofrecen el mayor aislamiento.

Procura que las cajas de las persianas no tengan rendijas y que estén convenientemente aisladas.

Detecta las corrientes de aire por el movimiento de las cortinas junto a los cajetines de persianas y otro lugar por donde pueda pasar aire del exterior.

Para tapar rendijas y disminuir infiltraciones de aire puertas y ventanas, utiliza silicona, masilla o burletes.

Calefacción

Los sistemas de calefacción no deben usarse para pasar calor, sino para no pasar frío.

Regula el termostato a 20 ºC, es la temperatura idónea para casa. Cada grado de más, el consumo aumenta innecesariamente un 7%.

Cuando sustituyas los aparatos de calefacción hazlo por los de “alto rendimiento”, ahorran energía y compensa la mayor inversión inicial.

La calefacción central colectiva con medición y regulación individualizadas es más recomendable desde el punto de vista energético y económico.

Por la noche es aconsejable apagar la calefacción o reducir la temperatura a 17-19ºC, excepto en zonas muy frías o en viviendas sin aislamiento.

Una habitación se ventila en 10 minutos. Calentar el aire frío resulta muy caro.

No tapar ni obstruir los radiadores, el aire tiene que circular para realizar bien su función.

Utilizar válvulas termostáticas en los radiadores de ciertas habitaciones permite ahorrar entre un 5% y un 10% de energía.

En general, los sistemas eléctricos de calefacción no son recomendables desde el punto de vista energético.

El agua caliente

Usa el agua caliente sanitaria sólo cuando sea necesario. Ahorrar agua es ahorrar energía.

Racionaliza el consumo de agua. No dejes grifos abiertos inútilmente en el afeitado, en el cepillado de dientes, etc.

Evita fugas y goteos de agua caliente.

Dúchate en vez de bañarte. Un baño equivale en agua y energía a 3 o 4 duchas.

Instala grifos termostáticos y cabezales de bajo consumo en la ducha.

Si un cuarto de baño o cocina todavía tiene grifos independientes para agua caliente y fría, cámbialos por un único grifo monomando..

Recuerda que el agua que se utiliza, posteriormente debe ser tratada en una depuradora que requiere de una cierta cantidad de energía.

Los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución de agua caliente sanitaria deben estar bien aislados.

La energía solar térmica es idónea para el abastecimiento de agua caliente en las viviendas. Pueden reducir hasta en un 60% el coste energético del calentamiento del agua.

El diseño bioclimático

Al comprar una vivienda es muy importante pedir información sobre su calidad energética y tenerlo en cuenta en la decisión de compra porque el consumo de energía tiene gran impacto en nuestra calidad de vida y en el presupuesto familiar.

Para conseguir información sobre la calidad energética de nuestra vivienda hay que exigir en la memoria de calidades información sobre aislamiento, acristalamientos y características de los sistemas de calefacción, agua caliente sanitaria y aire acondicionado.

Con un buen diseño bioclimático se puede ahorrar hasta el 70% para climatización e iluminación, con un incremento mínimo en el coste de construcción.