Jornadas y Noticias

Consejos para ahorrar energía
El equipamiento de la vivienda

 La vivienda   El equipamiento de la vivienda   La basura doméstica   El transporte   La oficina  

En esta sección te frecemos una serie de útiles consejos para ahorrar energía en nuestra vida diaria. Ponerlos en práctica no supone mucho esfuerzo y además merece la pena ser eficientes y respetuosos con nuestro entorno.

La iluminación

Utiliza el mejor invento para el ahorro: El interruptor. Y aprovecha al máximo la luz natural.

Con colores claros en paredes y techos se aprovecha mejor la luz natural y se reduce el uso de luz artificial.

Sustituye las lámparas incandescentes y halógenas por otras de bajo consumo y tecnología LED. Duran más y consumen un 90% menos.

Analiza la etiqueta energética de las lámparas y elige las de clase energética A.

Recuerda apagar las luces cuando salgas de una habitación.

Mantén limpias las lámparas y pantallas, la suciedad disminuye la luminosidad.

Es conveniente evitar el uso de lámparas de muchas bombillas como las de tipo “araña”.

El frigorífico

Compra electrodomésticos con etiquetado energéticos de clase A+++: ahorran mucha energía y dinero.

No compres un frigorífico más grande del que necesitas.

Coloca el frigorífico o el congelador en un lugar fresco y ventilado, alejado de posibles fuentes de calor: cocina, horno, luz solar, etc.

Ajusta el termostato del frigorífico y del congelador según las recomendaciones del fabricante. Por ejemplo, entre 6 y 8ºC en el compartimento de refrigeración y entre -12 y -18ºC en el de congelación.

Para evitar un gasto inútil de energía, no abras las puertas sin necesidad, y si la abres, hazlo el menor tiempo posible.

Comprueba que las gomas de las puertas del frigorífico están en buenas condiciones y hacen un buen cierre para evitar pérdidas de frío.

Descongela el congelador antes de que la capa de hielo sea de 4/5 mm de espesor. Conseguirás ahorros de hasta el 30%.

No introduzcas nunca alimentos calientes en el frigorífico, al enfriarlos fuera, ahorrarás energía.

Cuando saques un alimento del congelador para consumirlo al día siguiente, descongélalo en el compartimento de refrigerados en vez de fuera. Así, lograrás ganancias gratuitas de frío.

Limpia la rejilla trasera del frigorífico al menos una vez al año.

La lavadora

Compra lavadoras con etiquetado energético de clase A+++. Ahorran mucha energía y dinero.

Aprovecha al máximo la capacidad de la lavadora y procura que trabaje siempre a carga completa.

Lava siempre que sea posible con agua fría.

Los programas de media carga, reducen el consumo de forma apreciable.

El centrifugado consume menos energía para secar la ropa que una secadora.

Limpia regularmente el filtro de la lavadora; funcionará mejor y ahorrará energía.

El lavavajillas

Compra lavavajillas con etiquetado energético de clase A+++. Ahorran mucha energía y dinero.

Elige el tamaño del lavavajillas en función de tus necesidades.

Procura utilizar el lavavajillas a plena carga. A media carga, usa los programas cortos o económicos.

Si necesitas aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, utiliza agua fría.

Siempre que puedas utiliza los programas económicos o de baja temperatura.

Limpia regularmente el filtro del lavavajillas, funcionará mejor y ahorrará energía.

La secadora

En caso de necesitar una secadora, adquiere una de clase energética A o superior.

Utiliza preferentemente el centrifugado de la lavadora en vez de la secadora.

Aprovecha al máximo la capacidad de la secadora y procura que trabaje siempre a carga completa.

Antes de utilizar la secadora, centrifuga previamente la ropa en la lavadora.

No introduzcas en la secadora ropa de algodón y ropa pesada en la misma carga de secado de ropa ligera.

Limpia el filtro de la secadora periódicamente e inspecciona el orificio de ventilación para asegurarte de que no está obstruido.

Usa el sensor de humedad de la secadora para evitar que la ropa se seque excesivamente.

La cocina

Las placas de inducción ahorran hasta un 45% de energía con respecto a las placas vitrocerámicas, porque calientan directamente el recipiente en vez del cristal.

Procura que el fondo de los recipientes sea ligeramente superior a la zona de cocción para que la llama no rebase.

En las cocinas eléctricas utiliza recipientes con fondo grueso difusor, logrará una temperatura más homogénea.

Siempre que puedas utiliza ollas a presión super rápidas (sin apenas pérdidas de vapor durante la cocción). Consumen menos energía y ahorran mucho tiempo.

Tapa las ollas durante la cocción, consumirás menos energía.

Apaga la cocina eléctrica (excepto inducción) unos 5 minutos antes de acabar el cocinado para aprovechar el calor residual..

El horno

Los hornos eléctricos tienen un etiquetado energético para conocer qué aparatos son más eficientes.

Si vas a comprar un horno eléctrico procura que sea de clase energética A o superior.

No abras innecesariamente el horno, cada vez que lo hagas estarás perdiendo un mínimo del 20% de la energía acumulada en su interior.

Procura aprovechar al máximo la capacidad del horno y, si es posible, cocina el mayor número de alimentos de una sola vez.

Generalmente no es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora.

Apaga el horno un poco antes de finalizar su cocción. El calor residual será suficiente para acabar el proceso.

Los hornos de convección (con ventilador) favorecen la distribución uniforme de calor, ahorran tiempo y consumen menos energía.

El microondas

Los hornos eléctricos tienen un etiquetado energético para conocer qué aparatos son más eficientes.

Otros equipos

Cuando no estés viendo la televisión conviene apagarla totalmente apretando el interruptor de desconexión para ahorrar hasta un 15% del consumo.

Puedes conectar algunos equipos (Tv, cadena musical, DVD…) a “ladrones” o bases de conexión múltiple con interruptor. Al desconectar el ladrón se apagan todos los aparatos y se consiguen ahorros de energía importantes.

Cuando no vayas a utilizar el ordenador durante periodos cortos, es conveniente apagar la pantalla. Ahorrarás energía y al encenderla no tendrás que esperar a que se reinicie el equipo. La pantalla es la parte que más energía consume.

Apaga completamente el ordenador en ausencias prolongadas superiores a 30 minutos.

El aire acondicionado

Compra aparatos con etiqueta energética de clase A ya que son más rentables y déjate asesorar por profesionales.

Fija la temperatura de refrigeración en 25ºC. Una diferencia de temperatura con el exterior superior a los 12ºC no es saludable.

Para reducir el calentamiento de la vivienda de forma eficaz, instala toldos, cierra persianas y corre cortinas.

En verano, ventila la casa cuando el aire de la calle sea más fresco (primeras horas de la mañana y por la noche).

Un ventilador puede ser suficiente para mantener una temperatura adecuada. El movimiento del aire produce sensación de descenso de temperatura entre 3 y 5ºC; su consumo es muy bajo.

A los aparatos de refrigeración les debe dar el sol lo menos posible y debe haber buena circulación e aire. Si las unidades condensadoras están en un tejado, hay que cubrirlas para que estén en sombra.

Los colores claros en techos y paredes exteriores reflejan el sol y evitan el calentamiento de los interiores.

Existen láminas adhesivas transparentes que, pegadas en el exterior de los acristalamientos, disminuyen el fluyo de calor hacia el interior de la vivienda.