Jornadas y Noticias

La energía solar

Paneles solares en un tejado.

La energía solar es una energía renovable que se obtiene a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética procedente del Sol, por lo tanto, nos encontramos con una fuente de energía inagotable. Esta radiación solar, en función del comportamiento del sol y de la localización en la que nos encontremos, es variable a lo largo del año y de las horas del día.

La radiación solar se puede aprovechar de manera activa, es decir, a través de diversas tecnologías mediante las cuales se puede producir energia eléctrica o térmica, o de manera pasiva mediante en lo que se viene a denominar arquitectura bioclimática (orientación de edificios, uso de materiales con ganancias térmicas, ventilación natural, …). Los aprovechamientos más habituales son los activos y, entre ellos, se pueden destacar, a nivel genérico, lo que se denominan energía solar fotovoltaica y energía solar térmica.

Fotovoltáica

El fundamento de la energía solar fotovoltaica se basa en el aprovechamiento de la radiación solar sobre captadores con células fotovoltaicas que son capaces de producir electricidad en corriente continua que posteriormente se adapta a las condiciones de las líneas eléctricas para su consumo en los diferentes sectores de actividad. El conjunto de células fotovoltaicas, ordenadas de manera lógica, es lo que se denomina panel fotovoltaico que dependiendo de su tamaño puede alcanzar potencias de 300-400 kWp. La evolución tecnológica de estos paneles, a lo largo de los últimos años, ha provocado que las eficiencias energéticas de los mismos hayan superado la barrera del 20% de rendimiento.

Estos paneles nos los encontramos, habitualmente, bien en las cubiertas de los edificios o bien sobre amplias superficies de terreno que se han venido llamando huertos solares. En este último caso es bastante habitual encontrarse con diferentes tipos de estructuras que soportan los paneles solares:

  • Estructuras fijas (bajo coste y menor producción).
  • Seguidores solares a un eje (coste medio y producción entre un 20-25% más elevada que las instalaciones fijas).
  • Seguidores solares a dos ejes (coste alto y producción entre un 30-35% más elevada que las instalaciones fijas).

En cada caso, dependiendo de diferentes factores como pueden ser el terreno donde se ubique, la rentabilidad que se quiera sacar al proyecto, …, habrá que decidir sobre la solución que se considere más interesante.

Las instalaciones solares fotovoltaicas se pueden clasificar dependiendo del:

  • Encaje que tengan respecto a la red eléctrica: aisladas de red o conectadas a la red.
  • Uso que se haga de la electricidad producida: autoconsumo o  venta a la red eléctrica.
Parque solar en una colina. Paneles solares en una azotea.
 

Solar térmica

La energia solar térmica aprovecha la radiación solar para producir agua caliente o vapor de agua, en función precisamente del nivel de radiación que se disponga y del tipo de tecnología que se utilice. Así, se puede hablar de colectores térmicos o dispositivos para producir calor a:

  • Baja temperatura (hasta 65ºC). Uso habitual para calentar agua que se utilice para A.C.S. y/o calefacción (p.e.: suelo radiante).
  • Media temperatura (entre 100 y 300ºC). Se utiliza, sobre todo, en determinados procesos en el sector industrial.
  • Alta temperatura (por encima de los 500 ºC). Para producir electricidad con una turbina de vapor.

En Euskadi los niveles de radiación solar y, por lo tanto, del potencial de aprovechamiento de la energía solar, medido en horas equivalentes a plena potencia de la instalación que lo produce, están bien diferenciados en tres zonas:

  • Zona costera, con un nivel de aprovechamiento de 950-1.000 h.
  • Zona intermedia, ubicada en el área más central de la Comunidad Autónoma, con 1.110-1.150 h equivalentes.
  • Zona interior, correspondiente a la zona más hacia al sur (Rioja Alavesa), donde las horas anuales equivalentes se sitúan sobre las 1.350-1.400 h.
Ekian Ekian

De este modo, teniendo en cuenta además que la radiación solar es Euskadi es más bien difusa que directa, se puede decir que aún no siendo una zona privilegiada se dispone de radiación solar suficiente como para producir electricidad con paneles fotovoltaicos y agua caliente sanitaria con colectores térmicos de baja temperatura, con unos rendimientos aceptables.

La promoción de este tipo de plantas solares que se ha venido realizando desde el Ente Vasco de la Energía (EVE), bien a través de inversiones en las que ha participado directamente o mediante la promulgación de distintos programas de ayudas, ha derivado en que actualmente existan miles de instalaciones que estén aprovechando la energia solar para producir electricidad o agua caliente, repartidas por todo el territorio y por todos los sectores de actividad (industria, servicios, administraciones públicas, residencial, … ).

Entre todas ellas, debido al impacto positivo provocado tanto por su potencia instalada y nivel de producción como, también, por su modelo novedoso de ejecución, se podría destacar el proyecto EKIAN.

Las expectativas creadas sobre los nuevos modelos de transición energética que todas las estrategias energéticas recogen, los nuevos marcos regulatorios cada vez más adaptados al uso de las energías renovables, el desarrollo tecnológico que se prevé para estas energías en el futuro, la aceptación social cada vez mayor, la fácil integración tanto en edificios como sobre el terreno, tener unos precios competitivos y ser respetuosas con el medio ambiente son, entre otros, aspectos que posicionan a la energía solar como uno de los vectores claves para conseguir alcanzar, en las próximas décadas, los objetivos que se pretenden, tanto a nivel energético como ambiental.

Hola, ¿hablamos?

Este es el servicio de atención del Ente Vasco de la Energía.