Jornadas y Noticias

La energía geotérmica

El intercambio geotérmico es una tecnología altamente eficiente para la climatización de edificios. Permite captar la energía almacenada en el suelo para transformarla en energía útil para la climatización de edificios y viviendas.

Se basa en la temperatura constante de la tierra, donde a los 10 metros de profundidad el calor almacenado prácticamente no varía de temperatura a lo largo de todo el año. Se aplica principalmente en el ámbito residencial –aunque también en algunos procesos productivos con gran eficiencia energética- y es utilizable en sistemas de obtención de agua caliente sanitaria, aporta energía para la calefacción y permite la refrigeración de los edificios, todo ello con una notable reducción del consumo de energía.

¿Cómo funciona una instalación de Intercambio Geotérmico?

La captación de energía del suelo se realiza mediante la circulación de agua en un circuito enterrado. Este sistema es realmente sencillo ya que consta de una serie de perforaciones en el suelo donde se instalan las canalizaciones subterráneas por las que se circula agua. Las perforaciones pueden ser horizontales o verticales, y se estudia en cada caso cual es la más conveniente. El fluido circulado por ellas absorbe el calor almacenado en la tierra y lo inyecta en el sistema de climatización del edificio mediante una bomba de calor.

Ventajas respecto a otros sistemas de climatización

Cabe destacar que se trata de un aprovechamiento energético renovable. La geotermia, junto con el resto de fuentes energéticas renovables, permite reducir la dependencia energética del petróleo aprovechando recursos autóctonos limpios. Contribuye de esta forma a reducir el consumo de energías fósiles para la calefacción y, por tanto, a minimizar las emisiones de CO2.

Por medio del intercambio geotérmico se captan 3 kW geotérmicos renovables del terreno por cada kW consumido de la red eléctrica para el funcionamiento de los equipos. Por tanto, se trata de una aprovechamiento energético renovable con un saldo energético positivo.

De modo esquemático se pueden detallar las siguientes ventajas de los sistemas de intercambio geotérmico:

  • Aprovechamiento energético renovable. Balance energético integral positivo y altamente eficiente: 120%.
  • Eficiencia energética en la climatización. Según la Environmental Protection Agency de Estados Unidos (EPA), se trata de la tecnología de climatización de edificios más eficiente y menos contaminante. Permite un ahorro de energía de hasta el 70% en modo calefacción y de hasta el 50% en refrigeración.
  • Notable reducción de las emisiones de CO2, proporcionales al ahorro energético obtenido. Como ejemplo, una instalación de intercambio geotérmico para la climatización de un edificio de oficinas de 7.000 m2 evita la emisión de 60.000 kg anuales de CO2, lo que supone el efecto depurativo de un bosque de 6 hectáreas.
  • Sin combustión ni depósitos. Un sistema sencillo y limpio.
  • Larga vida de las instalaciones. Los sondeos disponen de una vida útil superior a los 50 años.
  • Amortizable en una media de 10 años.
  • Coste mínimo en todo el ciclo de vida, tanto en lo que se refiere al coste de mantenimiento como al coste de operación.
  • Favorece el empleo local estable; empleo que además no es deslocalizable.
  • Evita problemas de salubridad. El uso de un sistema de circuito cerrado evita los problemas de legionelosis de otros sistemas de climatización convencionales.
  • Sistema fácilmente universalizable.
  • Sistema compatible y adicional a otras fuentes energéticas renovables como la energía solar.

En Euskadi, varias empresas están preparadas para crear instalaciones de geotermia y sus buenos resultados son visibles en múltiples instalaciones.