Jornadas y Noticias

Redes inteligentes

Dentro de la estrategia tecnológica vasca “ENERGIBASQUE” se han priorizado siete tecnologías teniendo en cuenta las fortalezas de nuestro entramado industrial, tecnológico y de investigación. En el ámbito del transporte y distribución de energía eléctrica se han seleccionado “las redes inteligentes o smart grid”, con el objetivo de posicionar al sector eléctrico del País Vasco como un referente mundial. El compromiso del Gobierno vasco se materializa en la participación de un proyecto público-privado modélico entre el Ente Vasco de la Energía e Iberdrola Distribución Eléctrica denominado Bidelek Sareak.

Proyecto: Bidelek Sareak

Bidelek Sareak es una iniciativa del Gobierno Vasco a través del Ente Vasco de la Energía y de Iberdrola Distribución Eléctrica para dotar de redes inteligentes a zonas urbanas y rurales con el objetivo de incrementar la eficiencia y seguridad del suministro eléctrico. El principal reto de estas redes eléctricas inteligentes es conseguir desarrollar un sistema más flexible, robusto y seguro, que beneficie tanto al sistema de distribución eléctrica como a los usuarios y al entramado empresarial.

Bidelek Sareak ha tenido como objetivo desplegar las redes inteligentes en los núcleos urbanos de Bilbao y Portugalete, en la zona rural de Lea Artibai, así como en el despliegue en numerosos municipios de Gipuzkoa. La implantación progresiva de las redes digitales comenzó a finales de 2011 y finalizó en 2015.

En conjunto Euskadi cuenta con 415.000 contadores inteligentes, tecnologías avanzadas en 2.400 centros de transformación y 3 subestaciones eléctricas modernizadas con tecnología digital.

Por otro lado, para dar mayor visibilidad del proyecto se ha instalado una pequeña red inteligente en el “Showroom Bidelek”, un área de exhibición que cuenta con equipos reales y operativos facilitados por las empresas fabricantes y suministradoras de tecnologías en el proyecto.

Para el Ente Vasco de la Energía un objetivo fundamental de las redes inteligentes es su capacidad para permitir que a medio plazo el propio consumidor pueda gestionar sus consumos. Para ello, dispondrá de una página web con información sobre su consumo eléctrico y con consejos prácticos para reducir dicho consumo, de forma que el usuario pueda decidir cuándo y como consumir la energía.