you're in: InvestmentsDeveloping projectsIntercambio geotérmico
increase font size Shrink font size

Intercambio geotérmico

cic energigune

La tecnología de intercambio geotérmico o geointercambio permite aprovechar la energía térmica acumulada en la zona superficial de la tierra (primeros 100 m), que mantiene una notable estabilidad térmica a lo largo del año. La temperatura relativamente baja de esta energía, menos de 25 ºC, requiere el uso de una máquina, la bomba de calor, para su captación y utilización.

Inicialmente los sistemas de geointercambio se desarrollaron para aplicaciones de calefacción de climas fríos, pero son adecuados también para refrigeración, lo que incrementa su rentabilidad. En modo calefacción, se extrae calor de la tierra (foco frío) y éste se transfiere al sistema de calefacción existente en el edificio (foco caliente), habitualmente aire caliente o suelo radiante. En modo refrigeración, se extrae el calor del edificio (foco frío) y éste se transfiere al terreno (foco caliente).

El rendimiento energético de una bomba de calor es inversamente proporcional a la diferencia de temperatura de los focos, que en el caso del geointercambio no es grande y es prácticamente independiente de las variaciones estacionales. El COP de la bomba de calor de un sistema de geointercambio está en torno a 4, lo que quiere decir que los sistemas de intercambio geotérmico captan por término medio 3 kWh de energía térmica del terreno por cada kWh absorbido de la red para accionar la bomba de calor. Esa es la razón de que el geointercambio sea una alternativa muy competitiva frente a otras alternativas convencionales para calefacción y refrigeración.

ilustracion Aunque hay distintos tipos y variantes de instalaciones de intercambio geotérmico, la figura ilustra los aspectos básicos de su funcionamiento. El agua o agua glicolada circula por el circuito cerrado captando calor del terreno en invierno y disipando el calor del edificio en verano.

El principal inconveniente de los sistemas de intercambio con el terreno son los altos costes de los sondeos que hay que ejecutar, por lo que a la hora proyectar una instalación de intercambio geotérmico es fundamental conocer las características térmicas del suelo donde se van a realizar las perforaciones y para ello hay que realizar un TRT (Thermal Response Test o Prueba de Respuesta Térmica).

En estos momentos se pueden encontrar en todo el mundo numerosas instalaciones de geointercambio en edificios. Los países que marchan en cabeza en el uso de esta tecnología son Suecia, Estados Unidos, Suiza, Alemania, Austria y Canadá.

En el País Vasco crece el número de instalaciones día a día y ya hay edificios de vivienda colectiva y edificios equipados con sistemas geotérmicos como parte importante de su sistema de climatización.


Ver infografía: La energía geotérmica